arte y arquitectura

La historia del Palacio de Linares

La sede de Casa de América, el Palacio de Linares, es uno de los edificios decimonónicos mejor conservados situado en pleno centro de Madrid. Comenzó a construirse en 1877 como residencia de los Marqueses de Linares y en 1992 se convirtió en la Casa de América acogiendo, desde entonces, a destacadas personalidades y eventos relacionados con el continente. Nos adentramos a conocer las historias que esconden las salas de nuestra sede. 

El hogar de una familia burguesa

Una vez que el rey Amadeo de Saboya les otorgó a D. José Murga y Dª Raimunda de Osorio los títulos de Marqueses de Linares y Condes de Llanteno en 1872, estos decidieron comprar al Ayuntamiento un solar en el que se hallaba el antiguo Pósito Real situado en la entonces conocida como plaza de Madrid. Hasta cinco años después no empezaron a construir su nueva residencia por la ardua situación política del momento. Ya establecido el régimen de Alfonso XII en 1877, los arquitectos Adolf Ombrech, Carlos Colubí y Manuel Aníbal Álvarez comenzaron a dirigir las obras del nuevo hogar de los marqueses. 

archivo
Foto de la plaza de Cibeles en 1904 en la que se aprecia la fachada del Palacio de Linares. Archivo de 'Memoria de Madrid'

Durante veintitrés años de obra, destacados artistas dejaron su huella en la residencia de los Marqueses quienes se instalaron en 1884 a pesar de que estuviese inacabado. Su hogar, constituido por cuatro plantas, fue decorado con un estilo ecléctico que combina desde la sobriedad hasta la pomposidad inspirado en palacios franceses e italianos. Justo un año después de que se diese por acabado, los Marqueses fallecieron sin descendencia directa dejándolo en manos de su ahijada, Raimunda Avecilla, hija de su administrador. 

Del abandono a la Casa de un continente

Las primeras décadas del siglo XX en España están marcadas por idas y venidas políticas, movimientos sociales, una guerra civil o la Edad de Plata de la cultura española. Ante todos esos sucesos, el Palacio de Linares miraba impasible hasta que empezó a ser arrendado por diversas compañías a partir de la década de los 50.

Tras diversos cambios de propietario y años de abandono, se planteó su derribo pero en el año 1976 fue declarado Monumento Histórico-Artístico evitando este posible triste final. Cuatro años después, los salones del palacio se llenaron de vida gracias al cineasta Luis García Berlanga. Su película Patrimonio nacional, segunda parte de su saga de los Leguineche, cuenta la vuelta de una familia de la nobleza venida a menos al Madrid de los años ochenta y que decide instalarse en un antiguo palacio de su propiedad. 

patrimonio nacional
Reparto de Patrimonio Nacional formado por los actores Julián Navarro, José Luis López Vázquez, Luis Escobar y Luis Ciges en las escaleras principales del Palacio de Linares. Filmoteca Española.

La suerte del palacio cambió cuando el Ayuntamiento de Madrid adquirió el palacio e inició un proyecto de rehabilitación en 1988. El Palacio de Linares reabrió sus puertas el 25 de julio de 1992 como sede de Casa de América, un Consorcio fundado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. Más de veinticinco años después de esa fecha, se ha convertido en un referente de encuentro cultural, político y social de América Latina.

arte y arquitectura

Los marqueses de Linares

Conocemos la historia de los impulsores de nuestra sede, el Palacio de Linares.